Menu

Primera impresión: Grisaia no Kajitsu

 

            En la industria del anime es muy común la adaptación de obras de otros medios, en especial cuando se trata de novelas ligeras o novelas visuales. Grisaia no Kajitsu es lo segundo. Grisaia no Kajitsu tiene aptitud para ser una serie con una historia refrescantemente oscura y más realista que las que son creadas habitualmente en la industria. Este primer episodio sirve como una buena introducción hacia el mundo torcido de cada uno de los personajes. Sin embargo, un punto de preocupación es el volumen del trabajo original, ya que cubre cinco historias muy extensas, dejando a Grisaia no Kajitsu en una situación precaria.

            Grisaia no Kajitsu sigue a Yuuji Kazami, un adolescente peculiar que se transfiere a la ominosa Academia Mihami. En esta solo se encuentran cinco estudiantes aparte de Yuuji, las cuales tienen sus propias razones para estar en la ostentosa pero aislada Academia Mihami. Con la llegada de Yuuji el resto de los habitantes de la academia empiezan a perder la regularidad de su vida diaria y lentamente empiezan a enfrentar, o en casos huir, de los demonios del pasado y presente que las acechan. Esto cambia drásticamente las maneras en las que Yuuji y sus compañeras entienden la noción de vivir.

            En su mayoría, el primer episodio de Grisaia no Kajitsu no entrega nada espectacular o siquiera diferente; incluso se puede decir que solo proporciona estereotipos de la industria. Entre ellos el típico traslado de escuela del protagonista, típico protagonista “rudo” y “misterioso”, típico personaje tsundere, típico personaje dojikko, entre otros elementos típicos. La trama parece bastante genérica: un drama entre el protagonista y varias heroínas. Hasta la serie aplica el estereotipo harem de que el protagonista vive solo en el mismo edificio que el resto de las heroínas.  Empero, al llegar al final del episodio, a los últimos dos minutos, se demuestra que Grisaia no Kajitsu no es un drama común. Da solo pequeñas pistas de los problemas emocionales que cada uno de los personajes tiene y el grado al que los afecta a cada uno. Esos dos últimos minutos muestran la verdadera naturaleza de Grisaia no Kajitsu y el tono que tomará cuando se adentre al centro de su argumento. Esto no significa que el resto del episodio es pésimo —es disfrutable y cómico— pero el humor y las interacciones entre los personajes son habituales en los dramas escolares. El único posible problema con esta adaptación es que el trabajo original es extenso, detallado y contiene varias rutas. Esta temporada solo tiene planeados trece episodios; cada historia merece un mínimo de alrededor cinco episodios para ser narradas concisamente. Ahora, Clannad se enfrentó al mismo inconveniente pero logró hacerlo funcionar sin sacrificar la ruta principal y sin ignorar a las rutas alternas. No obstante, se han visto varios antecedentes de adaptaciones con problemas similares, los cuales fallan en hacerle justicia al argumento original; algunos ejemplos siendo Tsukihime, la película de Fate/Stay Night Unlimited Blade Works y Chaos;Head.

            En el departamento de personajes, como mencioné anteriormente, aparenta mostrar una variedad de estereotipos. No obstante, eso sirve como contraste cuando se revelan indicios de los problemas que retraen a los personajes del mundo exterior. Esto se volvió en un cambio grato ya que los personajes, aunque no siendo terribles ni necesariamente criticables, eran completamente unidimensionales y creaban una falta de interés en Grisaia no Kajitsu en general.

            La animación tiene un estilo bastante familiar sin aportar nada realmente único. El diseño de los personajes es, en pocas situaciones ocasiones, similar a los de los personajes de Bakemonogatari, en especial cuando se trata de Yumiko Sakaki. Esto mencionado solo es una nota curiosa, nada que elogie o reproche la calidad de animación. El estudio 8-Bit proporciona animación decente, pero solo cumple con lo que es el estándar de animación actual.

            Grisaia no Kajitsu es una serie con bastante potencial ya que su trabajo original es de buena calidad. Sin embargo, el hecho que sea una adaptación de una novela visual con varias ramificaciones en cuanto al argumento incrementa la posibilidad de errar en darle justicia. No obstante, dudo que la condensación de estas historias degraden la adaptación de tal manera que hagan Grisaia no Kajitsu algo que no se pueda disfrutar.

                                                                                                                         

 

 

 

Leer más ...

¿Qué es un otaku?

La palabra «otaku» es un término japonés que se usa para referirse a la gente que tiene una pasión o un interés particular en el mundo del anime, el manga y el videojuego. La utilización de este término de tal manera originó en 1983 en un ensayo escrito por Akio Nakamori titulado Manga Burikko. La palabra otaku comenzó a tener un aspecto negativo en 1989 cuando se reportó que un otaku llamado Tsutomu Miyazaki masacró a cuatro personas. Hoy en día, el término ha perdido su aspecto negativo y mucha gente usa la palabra otaku para identificarse como fanáticos de los animes y mangas. 

La subcultura otaku es el tema central de muchas series animes y mangas al igual que documentales y estudios académicos. Esta subcultura comenzó en Japón cuando empezaron unos cambios de mentalidades sociales y cuando las escuelas empezaron a enseñar las clasificaciones de las características de un otaku durante los ochentas. El nacimiento de la subcultura coincide con el crecimiento veloz del anime y el estreno de la serie Mobile Suit Gundam. En el 2005 el instituto de investigación Nomura trató de explicar hoy en dia lo que es un otaku dividiéndolos en doce categorías. Las categorías más comunes son los otakus de animes, de mangas, de cámaras, de automóviles, de celebridades, de música y de productos electrónicos. 

En Latinoamérica, los otakus de mangas y animes no son necesariamente personas rechazadas por la sociedad que les gustan los animes y los mangas o personas que llenan sus cuartos de cosas relacionadas a eso y se visten de cosplays (pronunciado «cospléis»), sino son personas que simplemente les llama la atención la industria al igual que la cultura japonesa. Sin embargo, los estereotipos negativos sobre otakus en la sociedad a nivel mundial han atrasado el desarrollo de la subcultura y su mercado en Latinoamérica.

Ya que en Japón la subcultura otaku es considerada parte de la sociedad, la economía japonesa recibe una inversión de hasta dos trillones de yenes de este grupo de gente. Esta gran inversión de parte de los otakus abarca desde la industria manganimé hasta la de aparatos electrónicos y demás. El distrito de Akihabara en la ciudad de Tokio es la capital de los otakus ya que allí se encuentran docenas de tiendas dedicadas a animes, mangas, figuras, aparatos electrónicos, videojuegos y mucho más. En la ciudad de Nagoya, estudiantes de la universidad de Nagoya se han dedicado a promover lugares para otakus que no son reconocidos por los extranjeros.    

Qué Anime —bajo el portal QueAnime.com— se dedica a ayudar, promover, informar y orientar a la subcultura otaku en Iberoamérica de una manera adecuada. La página no solo ofrece noticias, destacas y reseñas sobre animes, mangas, ranobes y novelas visuales, pero también tiene una sección dedicada especialmente para otakus que contiene noticias y destacas sobre la subcultura, la industria, eventos, figuras y accesorios al igual que galerías de cosplay y fan art. Los usuarios pueden participar en las galerías enviando por correo electrónico sus fotos de cosplays o fan art.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS